Historia de generaciones

Durante la época en la que el papá de don Manuel Pérez trabajaba en Cementos Progreso, los colaboradores vivían en las casas ubicadas dentro de la finca de La Pedrera. Fue en ese tiempo que don Manuel nació y La Pedrera fue como un hogar para él, ya que muchos momentos de su infancia y adolescencia los vivió ahí, junto con la familia del fundador de Cementos Progreso y familiares de otros colaboradores. 
 
Desde pequeño don Manuel quiso trabajar en la fábrica y, al cumplir la mayoría de edad, inició su travesía de 32 años como colaborador, desempeñándose en el área mecánica y luego en ventas.
 
Don Manuel expresa que Cementos Progreso “le ha dejado una gran enseñanza porque realmente permite desarrollarse de principio a fin”. 
 
Actualmente mantiene relación con la empresa a través del programa de jubilados, Águilas de Oro, en donde convive con otros colaboradores que también han dejado un legado.
 
Por: Comunicación