Cal, el reactivo químico versátil por excelencia

La palabra cal proviene del latín calx y de ella han surgido términos como caliza, calcinar, calcáreo, entre otros. Es uno de los productos más antiguos conocidos por la humanidad. Se registran vestigios de su uso en la cultura de Jericó, 7000 años antes de Cristo, una de las más antiguas de la época Neolítica. Hasta antes del crecimiento de la minería, siderurgia y la industria química del siglo XX, la cal fue utilizada casi en su totalidad en la agricultura y la construcción en todo el mundo.

La cal es un reactivo químico que se obtiene a partir de la descomposición, mediante calcinación del carbonato de calcio (CaCO3 o caliza) para la producción de óxido de calcio (CaO o cal viva)  y su posterior hidratación (H2O o agua) y formación de hidróxido de calcio (Ca(OH)2 o cal hidratada), al realizar las siguientes reacciones químicas:

CaCO3 (carbonato de calcio) + Calor  CaO (óxido de calcio) + CO2 (dióxido de carbono).

CaO (óxido de calcio) + H2O (agua)  Ca(OH)2 (hidróxido de calcio) + calor

La cal, en sus diferentes variantes, es uno de los químicos más antiguos utilizados por el hombre y que aún siguen siendo de utilidad. La cal ha sido uno de los materiales de construcción que ha permitido al hombre crear sus grandes civilizaciones las cuales se reflejan en sus edificaciones y vías de comunicación. Su desempeño en diversas aplicaciones le ha valido el título de “reactivo químico versátil”. Sus vastas aplicaciones abarcan desde la agricultura, camaronicultura, refinación de un gran número de metales, así como la captación de iones radiactivos.

Se utiliza como lubricante en la perforación de pozos de extracción de petróleo y gas, que a su vez quedan estabilizados al endurecer sus paredes por sus efectos de fraguado. Además se utiliza en la industria siderúrgica y en la minería para remover impurezas tales como silicio, fósforo y azufre en el proceso de fabricación del acero y en la extracción de minerales ferrosos y no ferrosos.

Actualmente sus aplicaciones se han diversificado a la remediación ambiental, por lo que se utiliza prácticamente en el tratamiento de aguas contaminadas, de gases emitidos por procesos industriales y suelos contaminados por productos orgánicos o metales pesados, incluidos los derrames de petróleo. La cal es parte de una enorme cantidad de procesos industriales que no serían económicamente factibles de no ser por este “químico versátil”. Ejemplo de estos son: la fabricación de pulpa y papel, vidrío y un sinnúmero de procesos de síntesis química como la producción de carburo de calcio.

En actividades cotidianas o domésticas es utilizada en la preparación de tortillas por medio de la nixtamalización. También es usada para preparar dulces típicos, desinfección de frutas y verduras, pintura de árboles para protegerlos de pestes, delineado de campos de futbol y tratamiento de basura y desechos.