Un enfoque sostenible

A inicios de la época de los noventa, las empresas y el mundo empezaron a ver los efectos del cambio climático. Sin embargo antes de este fenómeno, Cementos Progreso en 1985 inició su programa de reforestación conocido como Agrobosques.  

En sus inicios, el objetivo de este programa era la creación de bosques energéticos, no obstante esto cambió a una visión más sostenible.  En la actualidad se producen anualmente más de dos millones árboles nativos y frutales de las regiones en dónde se encuentran las operaciones de la empresa. En su mayoría estas plántulas son donadas y destinadas para reforestar cuencas de ríos, comunidades o para la alimentación de los habitantes de estos lugares.

Asimismo la reforestación, especialmente dentro de las fincas de Cementos Progreso, ha permitido que los bosques vuelvan a florecer y se conviertan en el hogar de diversas especies de fauna y flora nativa del país.

Por: Comunicación