Retos complidos

Don Ángel Esquit ingresó a Cementos Progreso el 19 de febrero de 1984. Durante 29 años se desempeñó en diversas áreas de la empresa, además cuenta que para él lo más impresionante fueron los avances tecnológicos que se dieron en la organización. En 1986, a los dos años de su ingreso, uno de los cambios más grandes fue la computarización de procesos, lo cual le significó un reto personal y profesional.
 
Don Ángel expresa que durante toda su vida trabajó en ocho empresas diferentes pero Cementos Progreso fue la que marcó su vida. Él pudo comprar su casa y apoyar a la educación de sus hijos, todo “con el fruto de esta empresa” comenta.
 
Ahora él forma parte del programa de jubilados, Águilas de Oro, y comparte su emoción de poder convivir con antiguos compañeros de trabajo y formar nuevas amistades.
 
Por: Comunicación