La importancia de la iluminación

Las luces además de ser funcionales pueden ser un medio para aportar puede aportar encanto y personalidad a tu hogar. Para aprovechar la iluminación al máximo es necesario que aprendas los conceptos básicos relacionados a esta parte tan importante.

Tipos de iluminación General:

es la que nos permite desplazarnos sin problemas de sombras en todo el hogar. Por lo general es la que se coloca colgando en el centro de los espacios. Puntual: se limita a un punto en particular, por ejemplo si queremos iluminar la mesa del comedor, la cabecera de la cama, el escritorio. Se trata pues de una luz suplementaria que va dirigida hacia un punto concreto de la habitación. Ambiente: debe ser diseñada para crear un ambiente o destacar la forma en que se proyecta la luz, antes que cualquier otra cosa. Este tipo de iluminación puede estar dada por un efecto particular en la forma de colocar las luces o por lámparas. Decorativa: su función es destacar detalles o iluminar características especiales de un objeto. Por ejemplo, para iluminar un cuadro, una escultura o una planta.

Tips de expertos

Instala interruptores que permitan regular la intensidad de la luz. Juega con la iluminación para dar volumen a ciertos objetos colocando las lámparas hacia un lado, detrás o bajo los objetos que quieras destacar. En la cocina es necesaria una iluminación central y varios puntos de luz sobre el lavatrastos y donde se cocina. En el comedor no utilices luz sobre las sillas, opta por las lámparas de mesa y las de pie para conseguir un ambiente acogedor. En los cuartos de los pequeños no uses lámparas inestables. Para comodidad de tus pequeños coloca los interruptores en la entrada del cuarto y cerca de la cabecera. Los interruptores luminosos son los ideales porque permiten ser localizados en la oscuridad. En las escaleras la iluminación debe enfocarse en resaltar el recorrido donde se colocan los pies. Consejos para ahorrar Sin lugar a dudas la luz natural cumple una mejor función que la artificial y lo mejor es que no cuesta nada. Sácale provecho limpiando tus ventanas seguido y ábrelas todos los días para disfrutar de este recurso natural. Si piensas renovar tu hogar, considera agregar más ventanas o agrandarlas para aprovechar esta fuente de luz. Prolonga la vida de tus focos, con la limpieza. Por lo menos una vez al mes desmóntalas, límpialas con un paño húmedo. Para ahorrar en tus gastos de electricidad, usa bombillos LED, aunque son un poco más caros duran hasta cinco veces más que los focos incandescentes.

Tags: