Historia de cambios

Adolfo Morales trabajó 23 años en Cementos Progreso. Antes de formar parte de la Familia Progreso, se desempeñó en áreas contables en diferentes empresas y esa experiencia lo llevó a trabajar como jefe de Almacén en La Pedrera.
 
Durante su experiencia en Cementos Progreso, don Adolfo formó nuevas amistades y conoció a muchas personas que impactaron su vida. Además vivió desafíos que lo hicieron crecer en varios aspectos, uno de ellos fue la adaptación de un sistema computarizado en el almacén, con lo que aprendió sobre el uso de computadoras.
 
Para don Adolfo, “Cementos Progreso es una de las empresas más grandes que hay en Guatemala, grandes no por su poder productivo o económico sino por su gente, profesional, humana, desarrollada y con ambición.”
 
Ahora él es presidente del grupo de jubilados, Águilas de Oro, y comparte buenos momentos con otros compañeros.
 
Por: Comunicación