Don Alejandro, un águila de oro

Don Alejandro García empezó a trabajar en Cementos Progreso en 1991. Él desconocía la labor de la empresa y fue por un amigo que pudo tener su primer acercamiento.

Durante su trayectoria, don Alejandro trabajó en el área de producción en hornos de clicker, secadora de materiales y también tuvo la oportunidad de manejar grúas y montacargas.

Para don Alejandro Cementos Progreso significa un buen futuro ya que nos cuenta que al ingresar a la empresa pudo comprar su casa y sacar adelante a sus hijos. Él menciona que a través de su experiencia en Cementos Progreso pudo lograr todo lo que había soñado, así “como dice el slogan, compartimos sueños, construimos realidades,” concluye. 

Por: Comunicación