Blanca Reyes, una historia de productividad

Doña Blanca Reyes es originaria de Quetzaltenango pero reside en Sanarate junto con su familia. Durante muchos años, su esposo trabajó en Planta San Miguel y luego de una constante trayectoria logró jubilarse. 

Durante el tiempo que su esposo trabajó en Cementos Progreso, ella recibió cursos de corte y confección impartidos por la empresa. Para doña Blanca esto se convirtió en una pasión y poco a poco fue mejorando sus habilidades en esta rama. Con el tiempo, estas destrezas fueron productivas ya que ella pudo apoyar a su esposo para que juntos pudieran tener su casa propia y lograr que sus hijos pudieran graduarse de la universidad. 

Actualmente doña Blanca posee un taller de costutería en donde realiza trabajos por su cuenta y logra obtener ingresos adicionales.

Por: Comunicación